• White Instagram Icon
  • VanesaLorenzoFavicon-oct18

© 2018 by Vanesa Lorenzo

Una vez más, uno fuerzas con la Fundación Mozambique Sur. En esta segunda venta solidaria, el 100% de lo recaudado irá destinado a costear la escolarización y las necesidades básicas de Alice Valoi, Rosa Mazive, Ana Macucule, Jercia Cecilia y Finoca Iguane. Conoce las historias de estas cinco niñas la aldea de Massaca, en el sur de Mozambique:

ROSA MAZIVE

Nació el 14 de marzo de 2012. Fue abandonada por su padre y vive con su madre y dos hermanas. La madre es portadora de VIH y tiene problemas de salud mental.

 

Rosa, desde que nació, ha vivido bajo la acogida del equipo de la Fundación Mozambique Sur. Ha estado atendida en la sala nido que la fundación tiene en el Centro de Salud Materno Infantil de Mahanhane y ahora se encuentra en el centro de pre-escolar de Mozambique Sur en la aldea.  

 

La relación con la madre de Rosa fue complicada al inicio, debido a las frecuentes crisis mentales que atravesaba. Dado su precaria alimentación, hubo que hacer un trabajo de sensibilización diario con la madre, hasta que ya por fin se dio cuenta de lo necesario que era que acudiera al Centro de Salud Materno Infantil.

Con todo, Rosa ha empezado a cursar 1ª Clase este curso 2018, y sigue necesitando apoyo. Desde el uniforme, hasta todo el material escolar. Cuando los problemas crecen, también se multiplica el orgullo de poderlos resolver. 

FINOCA IGUANE

Es una niña de 11 años, huérfana de padre que vive con su madre, su hermana y su sobrino.  Finoca es portadora del VIH y tiene asma.


El equipo de Mozambique Sur la conoce desde que tenía 3 años y siempre ha recibido una atención especial, dado su estado precario de salud.  A causa de su atraso en el desarrollo físico, no pudo entrar en la escuela hasta los 8 años por lo que tiene muchas dificultades para seguir la dinámica escolar. Para alimentarse, Finoca depende lo que obtiene su madre del cuidado de varias huertas.

 

Su deficiente desarrollo físico también va mejorando desde que va a la escuela. En la Fundación Mozambique Sur cuentan por suerte con la ayuda de su propia madre. La niña ha destapado una considerable inteligencia y ya está en 3ª Clase. Su estado de salud está mejorando visiblemente y las crisis no son tan frecuentes. Sin duda la evolución de Finoca justifica todo el apoyo que recibe. 

ALICE VALOI

Nació el 17 de junio de 2013. Vive con sus padres y su hermada de 8 años. El padre de Alice está desempleado y su madre trabaja por horas en una gran explotación bananera que hay en la zona.

 

Conocimos a Alice en 2016, cuando ella y su hermana se quedaban solas jugando en la vía  de tren, en un sitio muy peligroso. En ese momento, la alimentación de Alice era muy insuficiente, no iba a la escuela ni se socializaba con otros niños más allá de su hermana.

En el último año Alice ha cambiado de manera radical, no hay más que verla en la escuela donde además ha tenido un buen curso y este 2018 ha comenzado 5ª Clase.

 

Respecto a sus necesidades, además de la escolarización, Alicia sigue precisando alimentación, ropa y cuidados higiénicos. Su madre sigue dependiendo de trabajos muy precarios y bastante esporádicos.

ANA MACUCULE

Tiene 6 años y, tras ser abandonada por su padres, vive con su abuela y dos primos. La abuela se dedicaba a cortar carbón, pero ahora depende casi en exclusiva de su pequeño huerto, escasamente productivo con la sequía que lleva varios años impidiendo cualquier cultivo. La familia no reúne las condiciones para integrar a Ana en el sistema educativo.


Desde que el equipo de Mozambique Sur conoció a Ana, está en una situación mucho mejor. La niña es muy estudiosa y este año ha comenzado 5º Curso.

JERCIA CECILIA

Es una niña de 8 años, nacida en Mahelane el 24 de enero de 2011. Jercia fue abandonada por su padre y vive con su madre, Cecilia, y sus hermanos.


Su madre está desempleada, por lo que realiza pequeños trabajos precarios como cortar leña para su venta, actividades agrícolas en pequeñas huertas, etc. para poder mantener a su familia.


El año pasado, Jercia estuvo en la guardería que Mozambique Sur tiene en Mahelane. Actualmente asiste a la escuela primaria, donde destaca por su inteligencia y dedicación a los estudios. El buen rendimiento de Jercia en la escuela, así como su buen comportamiento, es casi la única alegría que entra en ese hogar paupérrimo. Es importante que Jercia siga contando con el apoyo que le proporcionamos: comida, ropa, uniforme, y el material escolar que utiliza en las aulas.

0